viernes, 27 de junio de 2014

LA ENERGÍA DE LA TIERRA


La Tierra reordena por sí misma su campo electromagnético, los animales también, pero el hombre no. Los ejercicios practicados por nuestros ancestros hace miles de años fueron dejados de lado con el transcurso del tiempo, por lo cual el hombre perdió la sincronicidad con el planeta y su campo magnético. Yo realmente siento que hemos arribado a otro de esos grandes momentos de la historia de la humanidad donde la brillante luz se expande por todo el mundo, y otro gran salto en la conciencia humano ocurre. Y, mis amigos, yo realmente creo, desde mi experiencia personal, que el Mer-Ka-Ba es la puerta o la ventana dimensional hacia un elevado nivel de conciencia que podría ser el catalizador de ese gran cambio llamado ascensión. Drunvalo Melchizedek.
Mer-Ka-Ba: Un Vehículo de Ascensión
Históricamente se ha hablado sobre el Mer-Ka-Ba como un vehículo que permite a una persona ascender o descender hacia más altos o más bajos mundos. Pero realmente el Mer-Ka-Ba es mucho más que un vehículo de ascensión. En la Biblia, hay una referencia de Ezekiel y de las ruedas en las cuales Ezekiel ascendió al cielo. Esto era el Mer-Ka-Ba. En la Torah, hay una referencia al Merkavah (como se escribe en Hebreo) la cual tiene dos diferentes significados: Una significa “carro” que es un vehículo; la otra es “El Trono de Dios”. Cuando las dos definiciones son combinadas, el verdadero significado cobra vida.
En el Antiguo Egipto, el patrón original era llamado el Mer-Ka-Ba. Son realmente tres palabras, no una. Mer significa una clase de luz que rota sobre si misma. Ka significa espíritu, en este caso se refiere al espíritu humano y Ba significa cuerpo humano (que también puede significar el concepto de la realidad que el espíritu tiene). Y así la palabra completa para los antiguos Egipcios se refería a una luz que rota y que puede llevar el espíritu y el cuerpo de un mundo a otro. Cuando este campo es reactivado y está girando apropiadamente, es llamado un Mer-Ka-Ba.

Fuente: segundo Nacimiento 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Seguinos en Facebook