lunes, 2 de marzo de 2015

LUNA LLENA EN VIRGO - 4 y 5 de Marzo



Ya estamos en la Luna Llena más pequeña del año en el signo de Virgo. La más pequeña pues la Luna se encuentra en este momento en su apogeo o punto más lejano de la Tierra, exactamente a 50.000 kms de distancia de nuestro planeta. No tendremos otra luna llena tan pequeña hasta el 22 de Abril del 2016.
La Luna Llena se forma cuando el Sol y la Luna están exactamente opuestos, quiere decir que si la Luna está en Virgo, el Sol se encuentra en Piscis, ambos a 14º 50′.
La angularidad Piscis-Virgo nos hablan de dos formas muy diferentes de experienciar la vida, sin embargo extremadamente complementarias, como en todas las oposiciones. Piscis se mueve en el mundo de la intuición y los sentimientos, los sueños, lo etéreo y sin forma y Virgo en el análisis, la razón, la forma y  la dedicación. El lado izquierdo del cerebro (Virgo) y el lado derecho (Piscis). Piscis comprende a través de lo que siente e intuye y Virgo desmenuza, separa, selecciona y ordena para entender. Tanto el uno como el otro se necesitan. Piscis sin Virgo no puede expresarse plenamente, pues cómo crear sin técnica,  y Virgo sin Piscis, se queda en la teoría y la técnica y su trabajo no conecta con el corazón de los demás. Pero ambos comparten la necesidad de SERVIR y ayudar a los demás, lo hacen de forma diferente, ya que  Piscis, que siente el dolor del mundo, a menudo se sacrifica y se convierte en el miembro de la familia que cuida a los padres o abuelos viejos o enfermos, y Virgo haciendo el trabajo duro, organizándo y dedicándose a perfeccionarse para poder servir mejor . Los mayordomos y los jefes de mantenimiento de las empresas suelen ser Virgo o aquellos que trabajan en la parte técnica de las estaciones de TV o de Radio. Piscis, desde su lado más Dionisio, disfruta más del glamour y la buena vida, entremedio de sus sacrificios. Crea a través de la música, la escritura, etc.
Pero si miramos más profundamente, la angularidad Piscis-Virgo nos habla de nuestra lucha por integrar lo físico con lo espiritual. Este tema tan relevante en este momento cuando nuestras creencias siguen haciéndonos matar los unos a los otros. Los dos planetas que rigen Piscis tienen que ver con esto, ya que Neptuno en nuestra necesidad de “salvación” de lo insoportable de “ser mortal” y Júpiter nos habla de nuestras creencias y formas de ver la vida. En el caso de Virgo que resuena con las energías de Mercurio, Vesta y también Quirón,  nos habla de la necesidad de comprender (Mercurio) lo que significa esta vida, a veces en el impulso de retirarnos del mundanal ruido para poder escuchar nuestras propias voces (Vesta) a través de la meditación y retiro y a través de Quirón, el reconocimiento de lo que necesita “curar” en nuestra consciencia, y en esta etapa de nuestra evolución.
La danza y especialmente el Ballet Clásico es el mundo perfecto de integración Piscis (la música y la fantasía) con Virgo  (la técnica). De hecho muchos bailarines tienen estos dos signos en sus cartas astrales.
A propósito de esto último, el Sol se encuentra para esta lunación en línea con Neptuno y Quirón, y la Luna forma un trígono (120º) casi exacto a Plutón. Todo parece indicar el momento ideal para observar los eventos de los días antes de que la Luna sea exacta, es decir, hoy y mañana y recapacitar sobre que debe de transformarse en nuestras vidas para que éstas se parezcan más a lo que soñamos que sea. Debemos dejar  caer algo de nuestras mochilas para poder continuar el viaje más livianos, y con más energía. La vida es constante cambio y esa es la realidad. Ya no podemos aferrarnos a lo que debe desaparecer o transformarse en nuestras vidas. Cuanto más lo resistimos, más dolor.
El 15 de Marzo la actual cuadratura Urano-Plutón que nos acompaña desde el 2011, se forma exacta por última vez a unos 14º de Aries-Capricornio respectivamente. Para esta lunación Venus se une a ecuación alineándose con Urano,  pero el 9-10 y 11 Marte tomará su lugar y esta es una combinación mucho menos simpática que la anterior. Lo que no hayas soltado, se soltará. Lo viejo, a lo que todavía te aferres, se deslizará entre tus dedos, por más fuerte que aprietes. Lo que queda no tiene por qué ser malo o menos que lo anterior, simplemente diferente y nuevo, algo que tu alma debe estar pidiendo a gritos. Este es el momento cuando dejamos emerger un nuevo YO. Esto es para lo que  te has estado preparando en estos últimos 4 años. Ha llegado el momento. Si tienes planetas en signos cardinales (Aries, Cáncer, Libra y Capricornio) sabes perfectamente de lo que estoy hablando. Tiempo para deshacerse de lo que ya no cumple ninguna función en nuestras vidas, y lanzarse a evolucionar, a conectar con un estado de consciencia más elevado, estés en el proceso que estés. El trígono de Júpiter a Urano, hará que esta transición se sienta como una liberación necesaria. Algo ha cumplido su función, y ahora debemos  sentirnos agradecidos por las enseñanzas y abrir puertas a lo nuevo, sin miedo, con ímpetu y energía.
Las Luna Llenas son el momento ideal para concluir y completar temas, y esta especialmente nos grita: “Libérate, libérate”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Seguinos en Facebook