jueves, 7 de mayo de 2015

Que Fluya la Energía!

Que Fluya la Energía!



Circulaciones energéticas

Bajo la denominación de circulaciones energéticas se agrupan diversas técnicas cuyo objetivo es despertar y limpiar el cuerpo de energía o etérico. La energía etérica, o fuerza vital, es idéntica al prana de la tradición hindú y al qi de la medicina china tradicional. Nuestro primer propósito será alcanzar una percepción tangible de dicha energía.
Mientras circula por todo el cuerpo etérico, la fuerza vital sigue ciertas líneas de energía, llamadas “meridianos” por la medicina china y nadi en sánscrito. Trabajaremos con algunos meridianos, esforzándonos por sentir el flujo de la energía a lo largo de los mismos.
Una etapa más avanzada, aunque esencial, consistirá en aprender a mover conscientemente la energía por dichos canales.
A medida que se desarrolle dicha capacidad, el estudiante será capaz de corregir distintos problemas de salud. Se hará obvio que el funcionamiento correcto del cuerpo físico depende, en gran medida, del adecuado flujo y equilibrio de las circulaciones del cuerpo etérico.
Conforme el cuerpo etérico gane fuerza a través de las prácticas, adquirirá una gran resistencia a las energías negativas. Y, cuando una energía no deseada sea percibida por uno de los canales, será posible expelerla conscientemente, del mismo modo que puede sacarse un guijarro de una manguera actuando sobre la corriente de agua. Dicha habilidad asegurará un elevado nivel de protección energética y demostrará ser de gran ayuda para quienes estén involucrados en la propia transformación o bien practiquen la sanación.
En una etapa posterior, la alquimia interior trata la apertura del canal de energía más esencial, localizado en el centro del cuerpo. El canal central asciende desde la raíz del tronco (el perineo, entre el ano y los órganos genitales externos) hasta la parte superior de la cabeza, y más arriba aún. Este es la Vara de Trueno (thunderwand) el camino de la serpiente-fuego de la tradición esotérica occidental, idéntico al sushumna del Kundalini-Yoga. Uno de los propósitos de las circulaciones energéticas es la preparación para el trabajo en este canal maestro. Las circulaciones energéticas nos entrenan a mover la energía etérica conscientemente. Por lo tanto, en vez de tener que “imaginar” un flujo en la Vara de Trueno, seremos capaces de implementar una circulación de energía apropiada.

Agitación conectada.

Etapa 1: Agitación
Siéntese con la espalda recta, preferiblemente sobre una colchoneta en el suelo; también puede estar en una silla.
Si está en una silla, evite apoyar la espalda contra el respaldo.
Mantenga los ojos cerrados durante todo el ejercicio.
Agite las manos rápida y vigorosamente durante unos diez a veinte segundos.
Agitación conectada
Entonces permanezca sin moverse, con las palmas hacia arriba. Para conseguir el máximo efecto, evite descansar las manos sobre las rodillas, o en los brazos de la silla (véase la figura).
Hágase consciente de la vibración en las manos.
Etapa 2: Vibración en el tercer ojo, vibración en las manos
Repita la etapa 1: agite las manos, después permanezca sin moverse con las palmas hacia arriba. Hágase consciente de la vibración en las manos.
Hágase consciente de la vibración en el tercer ojo (en el entrecejo).
Preste atención durante unos segundos a la vibración en el tercer ojo. Entonces hágase de nuevo consciente a la vibración en las manos durante unos cuantos segundos. Después, vibración en el tercer ojo otra vez… Vaya de una a otra varias veces.
Luego hágase consciente de la vibración en el entrecejo y en las manos al mismo tiempo.
Etapa 3: Fricción.
Repita la etapa 1: mueva las manos durante unos diez a veinte segundos. Permanezca inmóvil con los ojos cerrados y las palmas hacia arriba. Hágase consciente de la vibración en el tercer ojo y en las manos a la vez. Continúe con esta percepción durante un minuto.
Entonces, empiece a respirar con la fricción en la garganta. Esta práctica consiste en respirar con una fricción en la parte posterior y más baja de la garganta mientras se mantiene la boca ligeramente abierta. La fricción es generada tanto durante la inhalación como en la exhalación, lo cual crea un sonido como una especie de “viento”. No es ni un silbido, ni un zumbido, ni ninguna otra forma de sonido cantado. El sonido es aproximadamente el mismo cuando inhalamos que cuando exhalamos. Si es posible, intentemos hacerlo en un tono bajo; así nos resultará más sencillo mantenerlo durante un período de tiempo prolongado.. Conecte la fricción en la garganta con la vibración en el tercer ojo y en las manos a la vez. Continúe la práctica durante uno o dos minutos. Observe la cualidad del cambio en la vibración.
Etapa 4: Conexión
Agite las manos durante unos cuantos segundos. Permanezca inmóvil, con las palmas hacia arriba.
Sienta la vibración en el tercer ojo y en las manos.
Comience a respirar con la fricción en la garganta. Conecte la fricción con la vibración en el tercer ojo y en las manos. Observe los cambios en la vibración que automáticamente ocurren debido a la fricción.
Entonces intente sentir la conexión entre las manos y el tercer ojo.
Emplee la fricción en la garganta para ampliar esta conexión.
Qué puede sentirse exactamente entre las manos y el tercer ojo?
Aparte de la sensación, puede “verse” algo (con los ojos cerrados)?
Cómo cambia la energía en las manos mientras se intensifica la conexión con el ojo?

Frotamiento conectado


Siéntese con la espalda recta.
Frote las manos vigorosamente una con otra durante unos veinte segundos, o algo más.
Permanezca inmóvil con las palmas hacia arriba. Deje pasar unos cuantos segundos, observando la cualidad de la vibración en las manos y en el ojo.
En ese momento, comience a respirar con la fricción en la garganta. Conéctela a la vibración en las manos y en el tercer ojo. Esté consciente de los sutiles cambios que tienen lugar en la vibración de las manos debido a la fricción.
Conecte la vibración en el tercer ojo con la vibración en las palmas. Emplee la fricción en la garganta para intensificar dicha conexión. Sienta cómo la vibración en las manos se hace cada vez más refinada.

Vibración = etérico

Fundamentalmente, el etérico es el estrato de la vibración: en cualquier momento en que se sienta la vibración, se está sintiendo el etérico. Esta afirmación es demasiado simple como para ser completamente cierta. Pero, al principio, la ecuación “vibración = etérico” constituye una excelente referencia para dar sentido a las propias experiencias. Por ejemplo, sentir vibración en las manos indicará que la fuerza vital etérica se ha puesto en marcha en las manos. Sentir la vibración en el entrecejo indicará que la capa etérica del tercer ojo está activada… y así sucesivamente, en cualquier parte del cuerpo, o incluso fuera de los límites del cuerpo. Pues lo etérico no sólo permea el cuerpo físico, sino que también se extiende más allá del mismo, en proporciones que pueden variar en función de diversos factores internos.
Cuando la vibración en las manos, o en cualquier otra parte del cuerpo, parezca hacerse más sutil, esto indica que nos estamos aproximando a un plano más profundo y sutil del cuerpo etérico.
Al principio se usa una estimulación física para despertar la percepción de la vibración etérica. Más adelante será posible conseguir la misma vibración sin frotar ni usar ninguna otra clase de estimulación física. La vibración llegará desde adentro.
Por tanto, se insiste en que en estas primeras etapas de la práctica no hay que preocuparse demasiado por si la vibración es física, etérica o imaginaria. Confíese en la experiencia. Una prueba muy directa de la naturaleza no física de la vibración consistiría en cortar la mano física y darse cuenta de que todavía se siente la misma vibración, como en el síndrome de la extremidad amputada fantasma…
Otra indicación de la naturaleza no física de esta vibración será que se sentirá en todas las partes del cuerpo sin ninguna frotación ni forma física alguna de estimulación. Se sentirá alguna vez más allá de los límites del cuerpo físico, primero alrededor de uno mismo, y después en objetos cada vez más distantes. La percepción de la vibración etérica estará entonces separada de cualquier otra sensación física.

Consejos generales respecto al trabajo en los meridianos

Practique como si estuviera inventando la acupuntura. El método de la circulación de energía proporciona todos los elementos necesarios para hallar la localización real de las circulaciones de la energía etérica en el cuerpo humano. No hay que dar por sentada ninguna de las vías anatómicas tradicionales de los meridianos. De todas maneras, no todos los libros de la antigua China coinciden en la precisa localización de diversas ramas en particular. El mapa del cuerpo etérico que será utilizado en el tercer milenio está todavía por determinar. Por qué no elaborarlo uno mismo?
Para frotar, use el puente de la palma, justo al otro lado de los nudillos. Puede sentirse una línea de energía a lo largo de los montículos de la mano, por debajo de los nudillos y en la base de los dedos. Haga que la mano esté plana y firme. Aplique esta línea de la mano sobre la línea del meridiano que desee estimular, y muévase a lo largo de dicha línea del meridiano, atrás y adelante, realizando un frotamiento suave pero firme.
El puente de la mano
Recuerde que, cuandoquiera que se trate con energías, y sobre todo al principio, hay días en que parece mucho más difícil alcanzar la percepción de la vibración. Por ejemplo, hay días en que se está meditando y uno es proyectado en el espacio púrpura pero no puede sentirse mucha vibración (particularmente alrededor de la Luna Nueva). Otros días sucede justo lo contrario, hay mucha vibración pero sin el espacio. Y algunas veces no se siente nada de nada. Este es el proceso normal. Al principio, las percepciones no están del todo bajo nuestro control, vienen cuando menos se esperan y desaparecen sin motivos.
Continúe la práctica regularmente, y después de unos cuantos meses bastará con ir al tercer ojo y sintonizar para generar un flujo de vibración inmediato. Pero, aún incluso cuando ya se ha alcanzado cierto nivel de dominio, la vibración permanece sujeta a variaciones de un día a otro, e incluso durante el mismo día.

Shou jue yin, “Meridiano Constrictor del Corazón”


La parte del Meridiano Constrictor del Corazón (también denominado “Circulación-Sexualidad”*) que vamos a estimular es una línea que comienza en la raíz de la palma de la mano y discurre en línea recta por enmedio del antebrazo hasta el tendón del bíceps, en la línea del codo, y entonces sigue recta hacia arriba por enmedio del bíceps.
Siéntese en postura de meditación. Si se está en una silla, no hay que reclinarse sobre el respaldo. Mantenga los ojos cerrados durante el ejercicio.
Frótese las manos durante unos segundos y repita la práctica del frotamiento conectado. Permanezca inmóvil con las palmas hacia arriba. Hágase consciente de la vibración en el tercer ojo y en las manos.
Frótese a lo largo de la línea del meridiano con el puente de la palma (las protuberancias por debajo de los nudillos). Pare y quédese inmóvil, con las palmas hacia arriba.
Hágase consciente de la vibración a lo largo de la línea.
Tras unos segundos, reanude la fricción en la garganta y conéctela con la vibración en el meridiano. Pase medio minuto, o algo más, fortaleciendo la vibración a lo largo de la línea.
Entonces, hágase consciente en el tercer ojo al mismo tiempo, de modo que se conecte la fricción en la garganta, la vibración en el ojo y la vibración en la línea. Continúe durante un minuto más o menos.
Después, hágase consciente de la mano de dicho brazo. Aunque no se ha aplicado ninguna estimulación física en dicha área, puede sentirse la extensión de la línea de energía en la mano? A qué dedo se extiende la senda del meridiano?.
Entonces, hágase consciente en el hombro y en el pecho. Por dónde va la línea de energía en dichas partes del cuerpo? Puede también sentirla en algún otro órgano?.
Pare por completo y permanezca “sólo consciente” durante unos segundos.
Chasquee los dedos de la mano derecha y abra los ojos.
Repita la misma secuencia con el mismo meridiano de la otra mano.

Shou shao yin, “Meridiano del Corazón”

La parte de este meridiano que estamos buscando empieza en la raíz de la palma de la mano, en su parte interior. Si se explora con los dedos, se encontrará un huesecillo redondeado llamado pisiforme debido a que tiene la forma de un guisante.
Contraiga ligeramente el bíceps y se encontrará otro punto de dicho meridiano un centímetro – más o menos – por debajo del tendón del bíceps, alineado con el codo (con frecuencia, los puntos de acupuntura dan la sensación de un agujero bajo los dedos, como si fuera una depresión). La línea imaginaria que va desde dicho punto hasta el hueso pisiforme es la parte del Meridiano del Corazón que circula por el antebrazo.
La parte del brazo comienza en el mencionado punto del codo y sube siguiendo una depresión, como una pequeña acanaladura, ubicada en el lado interno del bíceps. Obsérvese que esta pequeña depresión no siempre está presente, y que es más fácil localizarla en hombres que en mujeres.
Si no se está muy seguro de la ubicación, no importa demasiado. Basta con seguir las indicaciones de la figura y la línea se revelará por sí misma conforme la percepción se haga más clara.

Shou tai yin, “Meridiano del Pulmón”


Ahora repetiremos la misma práctica, aunque en el Meridiano del Pulmón.
La porción del meridiano del pulmón que vamos a frotar comienza en la raíz de la palma de la mano, en la depresión donde se suele tomar el pulso, en la arteria radial.
Otro punto se ubica en la línea del codo, afuera del tendón del bíceps. Puede contraerse un poco el bíceps para poder sentir el tendón. La parte del Meridiano del Pulmón que corresponde al antebrazo sigue una línea recta que va desde el área del pulso hasta dicho punto del codo.
Después sube por el brazo, siguiendo una especie de depresión que hay en la parte externa del bíceps. Si los músculos del brazo están claramente marcados, se hallará una especie de surco, por donde sigue la línea. (En el caso de ser mujer, es preferible observarlo en un hombre familiar. Así es mucho más fácil hallar la línea). Aunque es suficiente con tener una idea vaga de dónde hay que frotar, según se muestra en la figura.
De cualquier modo, la localización de un meridiano nunca debería darse por hecha. Las descripciones de los libros deberían únicamente considerarse como unas indicaciones someras. Es mediante la propia percepción de la energía, y de ninguna otra manera, como puede alcanzarse la certeza de cuál es el recorrido real del meridiano. La mejor actitud es, por tanto, frotar ligeramente distintas líneas en dicha área hasta encontrar la que se corresponde con la sensación más clara de una circulación de energía. Si se practica, practica, practica… la vaguedad inicial se dispersará pronto, quedando escasas dudas respecto a los recorridos de estas sencillas circulaciones.

Detalles acerca del recorrido de los meridianos

(Es preferible no leer esta sección hasta tanto no se hayan determinado por uno mismo las sendas de los meridianos en la mano y en los dedos).
La acupuntura describe el Meridiano Constrictor del Corazón como finalizando en la punta del dedo corazón (el que está entre el dedo índice y el anular). Puede muy bien ocurrir que se sienta una picazón también en el dedo anular, dado que el Meridiano Constrictor del Corazón se dice que está acoplado e intercambia energía con el Meridiano del Triple Calentador, el cual circula por el dedo anular.
El Meridiano del Corazón se dice que acaba en la punta del dedo meñique (el Meridiano del Intestino Delgado, que está acoplado con el Meridiano del Corazón, también circula por la punta del dedo meñique).
El Meridiano del Pulmón se dice que termina en la punta del dedo pulgar. Mientras se trabaja en el Meridiano del Pulmón no es raro sentir que la vibración también se mueve en el dedo índice, el cual está relacionado con el Meridiano del Intestino Grueso, dado que hay intensos intercambios de energía entre dichos canales.

Los diferentes niveles de percepción de las circulaciones energéticas

El primer nivel es percibir la vibración a lo largo de la línea que se ha frotado, y darse cuenta de que esta vibración es de la misma naturaleza que la del tercer ojo (en el entrecejo).
El segundo nivel es percibir un flujo de energía, esto es, una circulación de la vibración a lo largo del meridiano. Puede que se mueva hacia arriba, hacia el hombro, o bien hacia abajo, hacia la mano. Empleando la fricción en la garganta y la conexión con el tercer ojo se podrá intensificar gradualmente este flujo.
El tercer nivel es llegar a ser capaz de mover la energía conscientemente a lo largo de la línea. Esta función se ha de desarrollar prácticamente a partir de cero, como cuando un músculo se ha atrofiado porque no se ha ejercitado durante largo tiempo y precisa de nuevo ponerse en forma.
Una vez despierto el tercer ojo, la experiencia es similar a la de pequeñas manos de energía a lo largo del meridiano. Las “manitas” se contraen velozmente, exprimiendo la energía y haciendo que se ponga en movimiento (algo así como cuando se aprieta el tubo de pasta dentífrica). El conjunto es bastante semejante a las contracciones peristálticas del tracto digestivo (aunque mucho más rápidas), o a la contracción de los músculos de las arterias que mueven la sangre activamente. Pero en los meridianos esto ocurre en el nivel del cuerpo etérico, no en el físico.
Como estamos tratando con el etérico, se sentirá principalmente vibración. Pero puede suceder que se tengan también algunas experiencias visuales de luz fluyendo en los meridianos.

Práctica

Realice la circulación energética en el Meridiano Constrictor del Corazón. Frótese ambos brazos, uno después del otro; pero esta vez, una vez se termine de frotar, mantenga los brazos hacia arriba (como si se intentara alcanzar el techo).
Es la dirección de la circulación la misma que antes?
Repita el mismo ejercicio con el Meridiano del Pulmón, y después con el Meridiano del Corazón.

Liberación de energías negativas

La técnica que se describirá a continuación es fundamental, y se ha diseñado para ser efectuada con frecuencia. Su propósito es la liberación de energías negativas.
El cuerpo físico está compuesto de materias alimenticias, agua, y lo que extraemos del aire, es decir, elementos físicos extraídos de nuestro entorno físico. Análogamente, nuestro cuerpo etérico está compuesto por elementos procedentes de nuestro entorno etérico.
Así como algunas comidas o sustancias pueden ser tóxicas para el cuerpo físico, algunas energías etéricas son nocivas para el cuerpo etérico. Analizaremos cómo la vida moderna tiende a crear una acumulación de dichas energías tóxicas en nuestro medio ambiente, haciendo que sea de vital importancia adquirir las habilidades necesarias para así poderlas eliminar de nuestro sistema.
Práctica
Abra un grifo de agua. dirija la conciencia al flujo de agua corriente. Sintonice con él, sienta sus cualidades. Haga que el agua corra por la parte interna del brazo, desde algo por encima del codo, si la pila o lavadero es suficientemente profundo. Permita que las energías negativas sean liberadas desde el antebrazo al agua corriente. Continúe durante al menos medio minuto.
Después repita la misma práctica con el lado posterior del antebrazo. Cuanto más se sintonice con el flujo de agua corriente, más energías negativas se podrán liberar.
Repita la práctica en ambos lados del otro brazo.
 
Liberación de energías negativas
Aunque la práctica puede parecer muy simple, es vital. Si se hace unas cuantas veces al día, y con plena conciencia, se desarrollará rápidamente una nueva función: la excreción etérica. Se percibirá con claridad que algunas energías indeseadas son expelidas hacia el flujo de agua, y uno se sentirá mejor en el cuerpo etérico, exactamente como una persona constipada (estreñida) se siente mejor después de evacuar aguas mayores.
La excreción es una función tan esencial para la vida como la ingestión. Uno de los descubrimientos que se harán a medida que se abra la percepción será que una proporción significativa de la población está “constipada etéricamente”: es incapaz de liberar las energías negativas. La excreción etérica debería ocurrir automáticamente, sin tener siquiera que pensar en la misma. Pero, de alguna manera, se ha perdido esta función, y ahora se ha de trabajar conscientemente para recuperarla.
La acumulación de energías negativas en el cuerpo etérico de la mayor parte de la población contribuye enormemente al malestar general y al nivel de neurosis del mundo moderno.
– Si se vive en un lugar frío, no hay ninguna razón para no mezclar algo de agua caliente con la fría. Si el agua está demasiado fría, hace que sea más difícil abrir el etérico.
– Si hay que eliminar de las manos algo particularmente nocivo, puede potenciarse el proceso alternando agua fría y caliente.
Es conveniente realizar el ejercicio con agua corriente:
– Cada vez que se llega a casa.
– Cada vez que se tenga la sensación de tener una energía “sucia” en las manos.
– Después de dar un masaje o una sesión de terapia de cualquier tipo.
– Después de completar una sesión en el ordenador o cualquier otro equipo o herramienta que lleve implícita una importante cantidad de electricidad estática.
– Tras rastrear líneas de tierra
– Tras practicar la circulación de energía.
– Antes de la meditación, y no después (lo mismo se aplica a la ducha). Una de las razones es que la meditación genera una valiosa interiorización de energías. El agua corriente, por otra parte, tiende a atraer la energía hacia el exterior, justo bajo la piel, y por esta razón actuaría contra los beneficios de la meditación. Por lo tanto, baños y duchas es mejor tomarlos antes de meditar que después.
– Antes de ir a la cama.
– En cualquier otro momento que se crea adecuado.
Nota acerca de las circulaciones de los meridianos
Los Meridianos del Constrictor del Corazón, Corazón y Pulmones se describen en la tradición de la acupuntura como fluyendo “hacia abajo”, o sea, desde el tronco hacia la mano. Pero el arquetipo chino del hombre se representa con los brazos hacia arriba y las manos por encima de la cabeza. Así pues, la energía de estos tres meridianos, en los patrones chinos, se mueve hacia el cielo.
De acuerdo con la acupuntura, la dirección de la corriente permanece igual, tanto si se mantienen las manos arriba como si no.

FUENTE http://www.shurya.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Seguinos en Facebook